Sexy Brócoli

Recetas 100% vegetarianas para la vida moderna
Recetas | Salado

Sopa de tomate y jengibre

enero 2, 2018
Sopa de tomate y jengibre

Esta maravilla entra en casa en cuanto se termina el gazpacho, porque parece que sin sopa de tomate no sabemos vivir.

De una sentada salen 4 raciones, así que con muy poquito esfuerzo tengo 2 cenas resueltas. Os regalo la receta, que las cosas buenas hay que compartirlas.

Es muy aromática y sabrosa, y se puede tomar tanto fría como caliente.

La combinación del jengibre con el tomate es asombrosamente rica, y no tiene ninguna complicación. Eso sí, para que quede rica de verdad no se puede hacer con prisas. El tomate tiene que cocinarse lento, a fuego bajo, reducirse y concentrar todo su sabor para que el resultado sea espectacular.

Pero ya sabes, todo lo que se hace con mimo y con tiempo, da su fruto.

 

INGREDIENTES (4 raciones):

  • 1 bote grande de tomate triturado (500g) o equivalente en tomate natural
  • 1 bote pequeño de leche de coco (100ml)
  • 1 cebolla troceada
  • 1 trozo de jengibre fresco de unos 2 cms
  • agua
  • 1 cdta. de cúrcuma
  • sal y pimienta al gusto

PROCEDIMIENTO: 

  1. En un cazo, poner a cocinar el tomate triturado y la cebolla troceada. Si te gusta ponerle algo de azúcar al tomate puedes hacerlo, pero a mí con el dulzor de la cebolla ya me vale para contrarrestar la acidez.
  2. Añadir el jengibre fresco, pelado y cortado en láminas.
  3. Dejaremos cocer tapado, durante al menos 40 minutos a fuego lento. El tomate tiene que reducirse bien, hasta que quede casi como una passata.
  4. Cuando esté bien concentrado, le añadiremos la leche de coco, la cúrcuma, la sal y la pimienta, removemos y dejamos otros 5-10 minutos al fuego.
  5. Trituramos toda la mezcla en un procesador, o con el brazo del túrmix, y añadimos agua hasta que tenga la textura deseada.

A mí me gusta que quede con cuerpo pero no demasiado espesa, tipo Vichissoise, pero igual a tu te gusta más cremosita. Añades menos agua y listo!

Solemos ponerle unas gotas de leche de coco para decorar, unas semillas de sésamo por encima, y a veces le añadimos copos de chile picantes, que también le quedan genial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *