Sexy Brócoli

Recetas 100% vegetarianas para la vida moderna
Recetas | Salado | Snacks

Falafel con ‘sour cream’ vegana

octubre 1, 2018

Los falafel son unas deliciosas croquetas de garbanzos originarias de Oriente Medio. Además de una forma diferente de comer legumbres, son un recurso estupendo para preparar con atelación y tener en el congelador para ayudarnos a ahorrar tiempo. Esta receta es sencilla, básica y puedes adaptarla a tu gusto, y además la acompaño de una maravillosa sour cream vegana (o nata agria) que se hace con pocos ingredientes y es una auténtica delicia.

El falafel ha sido desde siempre una de mis opciones de «fast food» callejero favoritas. Envueltos en pita o pan de kebab, con ensalda, con hummus,… normalmente, en los puestos de comida los acompañan de salsa de yogur, así que siempre tenía que estar al quite con el «sin salsa, por favor».

Así que para disfrutar de la experiencia completa, te traigo esta receta tan resultona de falafel con su salsita. Preparar los falafel es realmente sencillo, y preparar la salsa lo es aún más. Y te aseguro que está buenísima y le gustará tanto a veganos como a no veganos.

En realidad, la base del falafel son los garbanzos. Para hacer la receta utilizamos garbanzos secos, así que haz las cuentas y verás que es supereconómico prepararlo en casa. La clave del sabor son las especias y aromáticas. Yo te propongo las cantidades que a mi me funcionan, pero puedes aumentar, reducir, añadir o modificar las que quieras para personalizar tu receta. La única «precaución» que deberás tener es planificar con antelación el remojo de tus garbanzos, que deberán estar 24h sumergidos en agua para ablandarse y que te permita trabajar la masa con facilidad.

En el caso de la salsa, pasa lo mismo. Utilizaremos anacardos como base, y deberás remojarlos de 6-8h en agua. Si por lo que sea se te olvida, puedes ponerlos con agua bien caliente durante 1h y también estarán listos.

Con el falafel me pasa una cosa curiosa. Me encanta ponerle muchísimo cilantro. Y lo curioso es que hace unos meses no lo podía soportar. Creo que el cambio vino con el embarazo, pero no estoy segura del timming. De saberme completamente «a jabón» y estropearme cualquier comida, a volverme loca y echarlo en candidades industriales a mis recetas. ¡Así es la vida, una montaña rusa de emociones! ¿Por qué te cuento esto? Porque si te pasa como a mi yo del pasado y no te gusta el cilantro, no pienses que esta receta no es para ti: puedes sustituirlo sin problema por perejil. Obviamente el sabor es distinto, pero la receta funcionará igual de bien.

Y ya que estamos con las sustituciones, vamos con la sour cream vegana: te comento que si no tienes anacardos (o si no quieres/puedes usar frutos secos) puedes emplear un yogur de soja (natural y sin edulcorar). Simplemente añádele los mismos ingredientes que te cuento en la receta, mezcla bien, y disfruta del mojeteo.

Por último, por si todavía no te he convencido, te dejo con las 2 mayores ventajas que tiene esta receta: Puedes preparar la masa con antelación, y puedes preparar mucha más cantidad de la que necesitas. Estas dos cosas son la panacea de la vida moderna y te ayudarán a sacar tiempo de debajo de las piedras. Si vas apurada de tiempo, puedes preparar la masa uno o 2 días antes de cocinarla y aguantará perfecta en la nevera. Y como verás en las cantidades, con lo que te indico te saldrán más de 30 croquetas (depende del tamaño que las hagas). No espero que te comas 30 falafels, pero sí que tengas un tupper a mano y puedas congelar la mitad para futuros apuros gastronómicos. Y cuando quieras consumirla, descongela, da forma, y cocina al momento. Esto sí que es comida rápida, señores.

Pero menos palabrería y vamos a ensuciarnos un poco las manos.

 

Ingredientes (para unos 30-35 falafel, según el tamaño):

Para el falafel:

  • 2 tazas de garbanzos secos, hidratados 24h
  • 1 manojo de cilantro (más o menos 1/2 taza)
  • 1 cebolla roja
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cs aceite de oliva virgen extra
  • 1 1/2 cp levadura químca (tipo Royal)
  • 1 1/2 cp comino en polvo
  • 1 cp pimienta negra recién molida
  • 1 cp cúrcuma
  • 1 cp sal
  • aceite extra para freír
  • Opcional: Harina de garbanzos (o pan rallado, o harina de trigo)

Para la «sour cream» o nata agria:

  • 1/4 taza de anacardos, hidratados 6-8h (o 1h en agua muy caliente)
  • zumo de 1/2 limón
  • 6-7 hojas de hierbabuena fresca
  • 1 cp tahini
  • aprox 1/3 taza agua (unos 80ml.)

 

Procedimiento:

Falafel:

  1. Coloca tus garbanzos hidratados y bien escurridos en el vaso del batidor/procesador de alimentos. Tritura un par de segundos para romper un poco la legumbre.
  2. Añade la cebolla pelada y troceada a cuartos, los ajos pelados, las especias, el aceite de olica y la levadura.
  3. Tritura todo durante unos segundos, parando de vez en cuando para bajar la masa que quede pegada a las paredes del procesador. No tiene que quedarte una masa fina, sino con textura (ver foto), pero lo suficientemente maleable como para formar los falafel. Esos pequeños trocitos harán que quede más crujiente y será mucho más interesante al morderlo.
  4. Deja la masa reposar en nevera durante 30′-1h. (En ese tiempo puedes aprovechar para preparar tu crema agria).
  5. Pasado el tiempo de reposo, trata de formar las bolitas. A mi me gusta hacerlas como mini hamburguesitas (redonditas y «achatadas»), pero puedes hacer bolas redondas, croquetitas, o lo que prefieras. Si la masa está demasiado húmeda y se desmorona, añade un poco de harina de garbanzos (o en su defecto pan rallado u otra harina) para compactarla, según necesites.
  6. Forma tus bolitas de falafel y resérvalas en un plato o bandeja espolvoreado con harina de garbanzo (para que no se peguen).
  7. Fríe en una sartén con el aceite bien caliente, hasta que estén doradas por todos los lados. Coloca sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y reserva hasta el momento de servir.

‘Sour cream’ o nata agria vegana:

  1. Coloca tus anacardos escurridos en el procesador o batidor.
  2. Añade el limón, la menta, la mitad del agua y la sal, y tritura hasta que quede una textura fina.
  3. Observa la textura y añade el resto del agua si lo necesitas, o incluso más si quieres una textura más ligera. Ten en cuenta que si dejas reposar tu ‘sour cream’ va a espesar un poco.
  4. Guarda en la nevera durante 30′-1h hasta el momento de servir. Este paso es totalmente opcional, pero a mi me gusta la crema fría en contraste con los falafels calientes.

Emplatado:

Sirve tus falafel sobre ensalada (tomate, pepino y cebolla le van especialmente bien) o sobre pan de pita. Rocía con un poco de sour cream por encima, y sirve el resto en un cuenco para mojar. Porque créeme, querrás mojar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *